Saltar al contenido
Batanbruits

Vida Saludable

vida saludable

Este artículo está diseñado para dar consejos a los lectores sobre cómo pueden mejorar o aumentar las acciones en su vida para tener un estilo de vida saludable; no pretende ser todo inclusivo, pero incluirá los principales componentes que se consideran parte de un estilo de vida que conduce a la buena salud. Además de los consejos sobre lo que las personas deben hacer para llevar una vida saludable, el artículo mencionará algunos de los consejos sobre cómo evitar acciones (lo que no se debe hacer) que llevan a una vida malsana.

Vida Saludable, nuestros mejores consejos

Para la mayoría de las personas, una «vida sana» significa que tanto la salud física como la mental están en equilibrio o funcionan bien juntas en una persona. En muchos casos, la salud física y mental están estrechamente relacionadas, de modo que un cambio (bueno o malo) en una afecta directamente a la otra. Por consiguiente, algunos de los consejos incluirán sugerencias para una «vida sana» emocional y mental. También es conveniente ayudarse con algún complemento natural para mejorar la salud, en naturpes tienen una buena relación calidad precio.

Todos los seres humanos tenemos que comer alimentos para el crecimiento y mantenimiento de un cuerpo sano, pero nosotros los humanos tenemos diferentes necesidades como bebés, niños (niños), adolescentes, adultos jóvenes, adultos y ancianos. Por ejemplo, los bebés pueden necesitar alimentarse cada cuatro horas hasta que envejecen gradualmente y comienzan a ingerir alimentos más sólidos. Eventualmente se convierten en el patrón más normal de comer tres veces al día cuando son niños pequeños. Sin embargo, como la mayoría de los padres saben, los niños, adolescentes y adultos jóvenes a menudo comen entre comidas. A menudo, los refrigerios no se limitan a estos grupos de edad porque los adultos y las personas de la tercera edad a menudo hacen lo mismo.

  • Coma tres comidas al día (desayuno, almuerzo y cena); es importante recordar que la cena no tiene que ser la comida más grande.
  • La mayor parte del consumo de alimentos debe consistir en frutas, verduras, granos enteros y productos lácteos sin grasa o con un contenido bajo en grasa.
  • Elija carnes magras, aves, pescado, frijoles, huevos y nueces (con énfasis en frijoles y nueces).
  • Elija alimentos que sean bajos en grasas saturadas, grasas trans, colesterol, sal (sodio) y azúcares agregados; mire las etiquetas porque los primeros elementos que aparecen en ellas contienen las concentraciones más altas de ingredientes.
  • Controle el tamaño de las porciones; coma la porción más pequeña que pueda satisfacer el hambre y luego deje de comer.
  • Los bocadillos están bien con moderación y deben consistir en frutas, granos enteros o nueces para satisfacer el hambre y no causar aumento excesivo de peso.
  • Evite los refrescos y las bebidas azucaradas debido a las calorías excesivas en los refrescos y las bebidas azucaradas; las bebidas dietéticas pueden no ser una buena opción ya que hacen que algunas personas tengan más hambre y aumentan el consumo de alimentos.
  • Evite comer una comida grande antes de dormir para disminuir el reflujo gastroesofágico y el aumento de peso.
  • Si una persona está enojada o deprimida, comer no resolverá estas situaciones y puede empeorar los problemas subyacentes.
  • Evite recompensar a los niños con refrigerios azucarados; este patrón puede convertirse en un hábito de por vida para las personas.
  • Evite las comidas pesadas en los meses de verano, especialmente durante los días calurosos.
  • Se ha promovido un estilo de vida vegetariano para un estilo de vida saludable y la pérdida de peso; los vegetarianos deben consultar con sus médicos para asegurarse de que están recibiendo suficientes vitaminas, minerales y hierro en sus alimentos.
  • Cocinar alimentos (por encima de 165 F) destruye la mayoría de las bacterias dañinas y otros patógenos; si usted elige comer alimentos crudos como frutas o verduras, deben lavarse a fondo con agua corriente tratada (apta para beber) justo antes de comer.
  • Evite comer carnes crudas o poco cocidas de cualquier tipo.

Vida Saludable, consejos para situaciones especiales

vida sana

Las personas con diabetes deben usar los consejos anteriores y controlar sus niveles de glucosa como se indica; trate de mantener los niveles diarios de glucosa en sangre lo más cerca posible de lo normal. Las personas con horarios de trabajo inusuales (turnos nocturnos, estudiantes universitarios, militares) deben tratar de seguir una rutina de desayuno, almuerzo y cena con un mínimo de refrigerios. Las personas que preparan alimentos deben evitar usar grasa o freír alimentos con grasa. Las personas que intentan perder peso (grasa corporal) deben evitar todos los alimentos grasos y azucarados y comer principalmente verduras, frutas y nueces y reducir notablemente su consumo de carne y productos lácteos. Busque consejo médico a tiempo si no puede controlar su peso, la ingesta de alimentos, o si tiene diabetes y no puede controlar sus niveles de glucosa en la sangre.

Fije una fecha para dejar de fumar. Si es posible, planee que un amigo deje de fumar con usted. Es mejor elegir un día dentro del próximo mes. Una fecha demasiado lejana en el futuro le dará la oportunidad de postergar y posponer, mientras que una fecha demasiado temprana puede no permitirle hacer un plan de medicamentos o sistemas de apoyo. Fíjese cuándo y por qué fuma. Trate de encontrar las cosas en su vida diaria que a menudo hace mientras fuma (como beber su taza de café por la mañana o conducir un automóvil). Cambie sus rutinas de fumar: Guarde sus cigarrillos en un lugar diferente. Fuma con la otra mano. No haga nada más cuando esté fumando. Piense en cómo se siente cuando fuma.

Vida Saludable , actividad física y ejercicio

La actividad física y el ejercicio contribuyen en gran medida a un estilo de vida saludable; las personas se ven obligadas a usar su cuerpo, y el desuso conduce a una vida insalubre. La vida insana puede manifestarse en obesidad, debilidad, falta de resistencia y, en general, una salud deficiente que puede fomentar el desarrollo de enfermedades.

  • El ejercicio regular puede prevenir y revertir las disminuciones de la masa y fuerza muscular relacionadas con la edad, mejorar el equilibrio, la flexibilidad y la resistencia, y disminuir el riesgo de caídas en los ancianos. El ejercicio regular puede ayudar a prevenir la cardiopatía coronaria, el accidente cerebrovascular, la diabetes, la obesidad y la hipertensión arterial. El ejercicio regular con pesas también puede ayudar a prevenir la osteoporosis al fortalecer los huesos.
  • El ejercicio regular puede ayudar a las personas con artritis crónica a mejorar su capacidad para realizar actividades diarias como conducir, subir escaleras y abrir frascos.
  • El ejercicio regular puede ayudar a aumentar la autoestima y la confianza en sí mismo, disminuir el estrés y la ansiedad, mejorar el estado de ánimo y mejorar la salud mental general.
  • El ejercicio regular puede ayudar a controlar el aumento de peso y en algunas personas causa pérdida de grasa.
  • Se recomiendan 30 minutos de ejercicio modesto (caminar está bien) al menos de tres a cinco días a la semana, pero los mayores beneficios para la salud provienen del ejercicio la mayoría de los días de la semana.
  • El ejercicio se puede dividir en sesiones más pequeñas de 10 minutos.
  • Comience lentamente y progrese gradualmente para evitar lesiones, dolor excesivo o fatiga. Con el tiempo, acumule hasta 30 a 60 minutos de ejercicio moderado a vigoroso todos los días.
  • Las personas nunca son demasiado viejas para empezar a hacer ejercicio. Incluso las personas mayores frágiles (de 70 a 90 años de edad) pueden mejorar su fuerza y equilibrio con el ejercicio.
  • Casi cualquier tipo de ejercicio (resistencia, aeróbicos acuáticos, caminar, nadar, pesas, yoga y muchos otros) es útil para todos.
  • Los niños necesitan hacer ejercicio; jugar fuera del hogar es un buen comienzo.
  • Los deportes para los niños pueden proporcionar excelentes oportunidades para hacer ejercicio, pero se debe tener cuidado de no exagerar ciertos ejercicios (por ejemplo, lanzar demasiados campos en el béisbol puede dañar una articulación como el codo o el hombro).
  • El esfuerzo durante el ejercicio vigoroso puede hacer que la persona se sienta cansada y adolorida, pero si se presenta dolor, detenga el ejercicio hasta que se descubra la fuente del dolor; es posible que la persona necesite buscar ayuda médica y consejo sobre la continuación de dicho ejercicio.

La mayoría de las personas pueden comenzar a hacer ejercicio moderado, como caminar, sin un examen médico. Las siguientes personas, sin embargo, deben consultar a un médico antes de comenzar un ejercicio más vigoroso:

   Vida Saludable para mayores de 40 y 50 años

Individuos con enfermedades cardíacas o pulmonares, asma, artritis u osteoporosis. Individuos que experimentan presión en el pecho o dolor con el esfuerzo, o que desarrollan fatiga o falta de aliento fácilmente. Individuos con afecciones que aumentan el riesgo de desarrollar cardiopatía coronaria, como hipertensión arterial, diabetes, tabaquismo, colesterol alto en la sangre o tener miembros de la familia que hayan tenido ataques cardíacos de inicio temprano y cardiopatía coronaria. Individuos que son obesos mórbidos

Consecuencias de la inactividad física y la falta de ejercicio:

  • La inactividad física y la falta de ejercicio están asociadas con la enfermedad cardíaca y algunos tipos de cáncer.
  • La inactividad física y la falta de ejercicio se asocian con la diabetes mellitus tipo II (también conocida como diabetes no insulinodependiente, de inicio en la edad adulta).
  • Inactividad física, salud mental.

Una vida saludable implica más que la salud física, también incluye la salud emocional o mental. Las siguientes son algunas maneras en que las personas pueden apoyar su salud mental y bienestar.

  • Duerma lo suficiente diariamente; los CDC recomiendan lo siguiente por grupo de edad (siestas incluidas); de 12 a 18 horas desde el nacimiento hasta los 2 meses, de 14 a 15 horas desde los 3 a 11 meses de edad, de 12 a 18 horas desde los 1 a 3 años de edad, de 11 a 13 horas desde los 3 a 5 años de edad, de 10 a 11 horas desde los 5 a los 10 años de edad, de ocho horas y media a nueve horas y media desde los 10 a 17 años de edad, y las personas de 18 años de edad en adelante necesitan de siete a nueve horas de sueño. Las personas mayores necesitan entre siete y nueve horas, pero no duermen tan profundamente y pueden despertarse por la noche o despertarse temprano, por lo que las siestas (como las que necesitan los niños) les permiten acumular un total de siete a nueve horas de sueño.
  • Dé un paseo y reflexione sobre lo que ve y oye al menos varias veces por semana.
  • Pruebe algo nuevo y a menudo (coma un nuevo alimento, intente una ruta diferente para ir al trabajo, vaya a una nueva exhibición del museo).
  • Haga algunos ejercicios mentales (lea, haga un rompecabezas ocasionalmente durante la semana).
  • Trate de enfocarse en un proceso intensamente y complete un segmento del mismo en una o varias horas, luego tome un descanso y haga algo relajante (caminar, hacer ejercicio, una siesta corta).
  • Planee pasar algún tiempo hablando con otras personas sobre diferentes temas.
  • Trate de tener tiempo libre para hacer algunas cosas que le interesen cada semana (hobby, deporte).
  • Aprenda maneras de decir «no» cuando ocurre algo que no quiere hacer o con lo que no quiere estar involucrado.
  • Diviértete (ir de viaje con alguien que amas, ir de compras, ir de pesca; no dejes que se te escape el tiempo de las vacaciones).
  • Permítase estar satisfecho con sus logros, tanto grandes como pequeños (desarrolle la satisfacción).
  • Tener una red de amigos; aquellos con sistemas de apoyo social fuertes llevan vidas más sanas.
  • Busque ayuda y consejo desde el principio si se siente deprimido, tiene pensamientos suicidas o considera hacerse daño a sí mismo o a otros.
  • Las personas que toman medicamentos para problemas de salud mental no deben dejar de tomarlos, sin importar lo bien que se sientan, hasta que hayan hablado de su situación con su(s) médico(s) recetador(es).

El comportamiento de evitación es otra clave para una vida saludable. A continuación se describen algunos de los puntos más importantes a evitar si una persona está buscando un estilo de vida saludable.